Los lugares a los que nunca iré

Tiempo de lectura: 3 min

 

 Los lugares a los que nunca iré

 

 

 Los viajes que nunca haré

 

Jamás he viajado contigo y nunca lo haré, no tienes ni nombre ni rostro, pero eres el ente que representa todos aquellos momentos que no sucedieron ni sucederán jamás. Los rincones que no he visto ni visitaré, los atardeceres que nunca contemplaré, las largas conversaciones que jamás tendremos, las sonrisas cómplices que no existirán y a todas las personas a la que nunca miraré a los ojos transmitiendo un todo interior.

 

Todo lo que podía haber sido, o quizá no, si como en aquellos libros hubiera escogido la otra opción, nunca lo sabremos. Solo en esas páginas era posible volver a leerlas y acabar descubriendo todas las posibilidades, pero ninguna volvía a vivirse como la primera. En la vida solo podemos escoger una de ellas y ahí está la esencia de la libertad, en el elegir y equivocarse, ¡o no!

 

 

 

Quizá vuelva a ti más tarde y de otra forma, pero eso no lo sabes, la vida es una constante elección, un tomar y dejar correr, seguir, parar y dejar caer, decidir un camino u otro o dejar que otros decidan por ti, no hay opción c).

 

 

“A todos los seres humanos se les otorgó una virtud: la capacidad de elegir. Quien no utiliza esa virtud la transforma en una maldición y otros elegirán por él”,   Paulo Coelho.

 

 

 

 

 

 

Protect me from what I want

 

La primera vez que leí aquella frase fue en un banco de mármol en el Museo de Arte moderno de Varsovia , formaba parte de la serie Truisms de la artista conceptual estadounidense Jenny Holzer.  Desde aquel día aquellas 6 palabras estuvieron siempre presentes en mis pensamientos, pero no sería hasta años más tarde cuando todo iría cobrando sentido.

 

 

Protect me from What I want, Varsovia 2007

 

 

 

¿Cuantas veces que las cosas no sucedan como desearíamos es lo mejor que nos podía pasar?

 

Es pronto para verlo, la herida de aquello que vemos como un fracaso está inflamada, hay que limpiarla bien para que no se infecte y se cure lo antes posible, es molesto y en ocasiones doloroso, pero solo limpiándola en profundidad evitaremos que se infecte y se reabra la herida, si no ha quedado nada dentro, con el tiempo apenas se percibirá la cicatriz. Si ha quedado, se reabrirá e infectará una y otra vez, cual asignatura pendiente que resolver eternamente.

 

 

 

 

 

Que las cosas no salgan como tú quieres supone en la mayoría de casos una oportunidad que quizá aún no somos capaces de ver.

 

He aprendido a ver una especie de suerte en que las cosas no acaben sucediendo como yo quería, no es derrotismo ni mucho menos, me implico, lucho y me entrego por lo que creo, pero no todas las batallas merecen ser libradas y a pesar de esta selección, se pierden muchas de ellas, pero no por ello se pierde la guerra. La guerra es interna y es en nuestro interior el lugar en el que se libran las más feroces y cruentas batallas. Siempre y cuando estés tú asumiendo el mando de tus tropas vitales.

 

A veces una retirada a tiempo es una victoria, un repliegue no es siempre una derrota.

 

Museo de la II Guerra Mundial, Nueva Orleans, EEUU

 

 

Deseabas que sucediera de una forma concreta, eras capaz de visualizarlo, habías puesto todo de tu parte, tu alma y tus energías, pero no, no siempre las energías y el empeño son proporcionales a los resultados, en ocasiones solo será cuestión de insistir y en otras es que no era ni el momento, ni las circunstancias, o es que simplemente aquello no era para ti.

No pudo ser, pero te daría las herramientas para lo que vendría después.

 

 

 

La vida es fluir

 

Las cosas tienen que fluir, como el agua por el cauce de un riachuelo, correr a su ritmo, transparente y clara. Todos sabemos lo que pasa cuando las aguas se estancan,  el agua pierde su pureza para empezar a convertirse en un líquido denso y verdoso. Huele mal y comienzan a ser habitadas por parásitos.

 

Y así es todo en la vida, lo que no fluye, se estanca y se pudre.

 

Muchas veces nos empeñamos en conservar, guardar, en ver en lo inamovible la perfección. Una flor seca solo será un recuerdo marrón de una flor fresca, una flor muerta al fin y al cabo. La vida se mueve, no para, todo es temporal y ahí está la esencia de su belleza.

 

Fluir, Cárpatos, Ucrania

 

 

 

El destino baraja las cartas

La vida baraja y nos reparte las cartas, muchas circunstancias nos vienen dadas y no podemos elegirlas, hemos de jugar con esas, las que tenemos, pero todo depende de cómo planteemos la partida. Podemos protestar por no tener mejores cartas, quejarnos de que nuestra vida sería mejor con otro reparto de baraja y recrearnos en nuestra mala fortuna, o podemos jugarlas lo mejor posible.

 

La vida reparte las cartas, Mercado de Arshan, Siberia

 

 

Siempre me viene a la mente aquel cuento sufí que me marcó tanto “¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¡Quién sabe!” Decía el anciano labrador chino.

 

Todo en esta vida es cuestión de perspectiva o de como plantees la partida.

 

Perspectiva , Škofja Loka, Eslovenia

 

 

Protect me from what I want porque quizá lo que quiera no sea lo mejor para mí, o no sea mi momento, pero eso aún no lo sé, así que mientras tanto… ¡Aquí hemos venido a jugar!

 

¿Y tú estás jugando o viendo como otros juegan por ti?

 

 

 

“Remember you always have freedom of choice”

Truisms, Jenny Holzer

 

 

Elección, Minsk, Bielorrusia

 

 

 

Los lugares a los que nunca iré | Junio 2019 | Las sandalias de Ulises

 

 

 

También te gustará leer...

Comments ( 4 )

  • Inma

    Preciosooooooo. Yo no lo hubiera expresado mejor. Un post para reflexionar

    • Las sandalias de Ulises

      Gracias!!

  • Patricia

    Impresionante. Justo refleja mi presente. Ya has visto… hay un retraso en un vuelo? ¡ Fantástico ! Tengo más tiempo para conocer a la que ha resultado ser mi compañera de vuelo 🙂 Por cierto… Me encanta como escribes.

    • Las sandalias de Ulises

      Gracias!! 😄
      Un retraso en el vuelo, ¿mala suerte? Detrás de cada cambio de planes hay una oportunidad!

Leave a Comment